Clases de salsa en Malaga | Páginas de empleo

| Camareros |





Sólo los estadounidenses dejen alrededor de 26 billones de dólares de propinas en restaurantes, cada año.

Pero los comensales felices dejan más propinas.

Como sugiere el estudio que os he mencionado, en el que el camarero debía entregar a los clientes una pequeña tarjeta con la cuenta.

La mitad de las tarjetas contenían un anuncio de un club nocturno local, mientras que el resto contenían el siguiente chiste: Un esquimal estuvo esperando a su novia frente a un cine durante un tiempo prolongado, y cada vez hacía más frío.

Después de un tiempo, temblando de frío y furioso, abrió su chaqueta y extrajo un termómetro.

Luego dijo en voz alta: “¡Si no llega en siete grados, me voy!.

Los que recibieron el chiste, dejaron más propina.

Los investigadores han comprobado una y otra vez esta relación entre la alegría y la propina.

Los camareros reciben mejores propinas cuando muestran rostros felices, o escriben “muchas gracias” al pie de la cuenta, o les brindan una amplia sonrisa a los clientes.

La gente deja más propina cuando brilla el sol, y aun cuando el camarero les dice que el sol brilla.

Otros estudios han demostrado que las propinas aumentan drásticamente cuando los camareros se presentan usando su nombre de pila o se dirigen a los clientes por su nombre.

¿Es la propina una cuestión generacional? A ratos parece que sí: es fácil ver a muchas personas nacidas antes de los años setenta dejando una cuantiosa cantidad de dinero en el plato después de una copiosa comida o un frugal café, pero no lo es tanto cuando los comensales son más jóvenes.

Se debe, en parte, a la creciente mala consideración social que tienen las propinas, que pueden llegar a considerarse como una parte del salario del trabajador que no asume el empresario, sino el cliente.

Algo que en la mayor parte de sectores sería impensable.

Los camareros, por su parte, deben buscarse la vida para maximizar sus ingresos.

Por lo general, la lógica es implacable.

Es decir, si uno es simpático y agradable pero no demasiado metomentodo, es bastante más probable que reciba una buena propina que si es un borde que ha vertido la botella de vino sobre el traje de un cliente y ha realizado una inoportuna broma sobre el vestuario de otro de los comensales.

En dicho caso, más que llevarse una propina, seguramente termine llevándose una bronca de su jefe.

Los clientes suelen dejar más dinero cuando conocen cómo se llama el camarero ("¡hey, tiene nombre! ¡Como yo! Debe ser buen tío") Si usted es camarero, esto le interesa, pero también si va a frecuentar restaurantes o terrazas este verano.

A lo largo de las últimas décadas, de mano del auge de los estudios sobre consumo, se han realizado un buen puñado de investigaciones en el contexto real de un restaurante que desvelan cuáles son los factores que más influyen a la hora de dejar propina.

Seguramente le haya llamado la atención que, en su última visita a determinada cadena de restaurantes (piense en el ejemplo que prefiera), lo primero que ha hecho el camarero ha sido presentarse por su nombre, que además es bien visible en una placa que luce en su camisa.

Es el camino más corto para granjearse la simpatía de los clientes, pero también para conseguir una propina más jugosa.

Es lo que averiguó una investigación publicada según la cual los clientes consideraban al camarero más amigable y sentían una mayor empatía hacia él cuando conocían cómo se llamaba (“¡hey, tiene nombre! ¡Como yo!”).

El (pequeño) experimentó mostró que las camareras que decían su nombre obtenían un 23% en propinas, mientras que las que no lo hacían, solo un 15%.

Eso sí: “La presentación necesita ser genuina y profesional.

Una presentación maleducada o poco sincera causa el efecto opuesto”.

¡Agáchate! Las reglas tradicionales de protocolo señalan que no es muy adecuado agacharse cuando se srve a un cliente.

Sin embargo, tiene sentido psicológicamente, y ponerse al nivel del consumidor (literalmente) suele provocar que el camarero caiga mejor, ya que facilita la comunicación, que las miradas de cliente y trabajador se crucen y cierta intimidad.





Clases de salsa en Malaga 20 euros al mes, y no hay que pagar matricula. Comienza un nuevo grupo siempre a primeros de mes. . .
Profesor de
          ritmos latinos en Malaga. . Correo:
           en gmail.

| Motor | Inmobiliaria | Empleo | Formacion | Servicios | Negocios | Informatica | Imagen y Sonido | Telefonia | Juegos | Casa y Jardin | Moda | Contactos | Aficiones | Deportes | Mascotas | Blogs |



| Aviso legal LOPD | Horario clases de salsa | estadistica salsa |   Facebook de las Profesor de ritmos latinos en Malaga Canal de video de las
          Profesor de ritmos latinos en Malaga  Las ultimas noticias de las
          Profesor de ritmos latinos en Malaga  Las fotos de Malaga que
          subo, aun cuando no tengan relacion con las clases de salsa.  La nueva red social de
          google plus para las Profesor de ritmos latinos en Malaga  La red social espanola de
          las Profesor de ritmos latinos en Malaga |  |  |

camareros